Teléfono: (505) 2266-8940 | | Síguenos:

Campesina Elea Valles rechaza contenido ofensivo de comunicado de la Policía

19 de diciembre de 2017

Acompañada por el Cenidh, la campesina Elea Sara Valles Aguilar remitió este lunes una carta a la primera comisionada Aminta Granera Sacasa, directora de la Policía Nacional, en la que demanda ser tomada en cuenta en la exhumación de los cuerpos de su esposo y sus dos niños asesinados por el Ejército el 12 de noviembre pasado en la comunidad de San Pablo 22, La Cruz de Rio Grande. Además rechaza que esta institución haya ignorado la condición de niños de sus dos hijos, así como que los calificara de “delincuentes” y haya dicho que los cuerpos sólo tenían perforaciones de balas, cuando personalmente vio a su muchacho bayoneteado y a su hija violada y con señales de estrangulamiento.

A continuación el contenido de la carta:

 

Managua, Nicaragua, 18 de diciembre del 2017

 

Primera Comisionada

Aminta Granera Sacasa

Directora de la Policía Nacional

Su Despacho

 

Estimada Primera Comisionada:

 

Soy Elea Sara Valle Aguilar y me dirijo a usted por segunda ocasión a fin de reiterarle se me tenga como parte y se me notifique de las actuaciones realizadas por la Policía Nacional en el marco de la investigación de las seis muertes ocurridas a manos del Ejército de Nicaragua en la comunidad de San Pablo 22, en La Cruz de Río Grande, y cuyos cadáveres fueron enterrados en una fosa. Entre los cuerpos se encontraban el de mi esposo Francisco Pérez Dávila y los de mis hijos Francisco Alexander y Yojeisel Elizabeth Pérez Valle, de 12 y 16 años de edad.

 

El 14 de diciembre del corriente año fui informada del comunicado emitido por la Policía Nacional, el cual rechazo porque no reconoce la condición de niños de mis hijos; los mencionan como parte de una “banda delincuencial” sin serlo, pues ellos vivían conmigo y solo habían llegado a visitar a su padre; dicen que hicieron peritajes de balística y que ellos dispararon armas de fuego, cuando nunca habían utilizado un arma; y establecen que hubo un dictamen médico que concluye que fallecieron por “lesiones por arma de fuego” sin evidencia de otro tipo de lesiones, cuando los cuerpos presentaban profusas y claras señales de tortura, lesiones por arma blanca y quemaduras que volvieron irreconocibles los cadáveres.

 

Por otro lado, se afirma que los cuerpos fueron entregados a pastores evangélicos y delegados de la palabra de la comunidad de San Pablo 22 y que estos decidieron sepultarlos “ante la ausencia de familiares que los reclamaran y el avanzando estado de descomposición”, cuando lo cierto es que la suscrita estuvo en constante comunicación telefónica con la comunidad, la cual esperó hasta que yo llegué y fueron sepultados en una misma fosa por instrucciones del Ejército, pese a que en términos cristianos los cadáveres no se entierran de esa forma. Por estas razones rechazo lo planteado en este comunicado.

 

Por otro lado, en el comunicado se indica que la “(…) Policía Nacional, Ministerio de Salud e Instituto de Medicina Legal, procederán a la exhumación de los cuerpos y entrega a sus familiares, garantizando las medidas de prevención epidemiológicas para estos casos”.

 

En ese sentido, y como parte de este caso, solicito ser notificada y en la fecha prevista participar en el desentierro de los restos de mis hijos de conformidad con lo establecido en el artículo 221 del Código Procesal Penal, que señala que los familiares de las víctimas deberán participar en el proceso de exhumación y toma de muestras de ADN, lo cual garantizaría recibir a conformidad los despojos de mis seres queridos, tomando las medidas de sanidad necesarias a fin de que la suscrita pueda realizar con seguridad las honras fúnebres, como velatorio y entierro en un cementerio.

 

Para tales efectos solicito ser notificada de toda diligencia en las oficinas del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), del Restaurante Eskimo 1 c. al E. y ½. c. al N.

 

Sin más a que referirme, me suscribo de usted a la espera de una pronta y positiva respuesta.

 

 

Elea Sara Valle Aguilar

Cédula No. 615-041078-0003Y

 

C/c Archivo personal

Dra. Ana Julia Guido, fiscal general de la República

Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

 



Descargar documentos:

Carta de Eleva Valles a Directora de Polica Nacional



Temas Relacionados: derechos humanos

Publicaciones

Informe de Monitoreo: Elecciones Municipales en Nicaragua, 5 de noviembre de 2017

Descargar

Derechos Humanos en Nicaragua: Informe Anual 2016

Derechos Humanos en Nicaragua: Informe Anual 2016

Descargar

Corte IDH. Caso Acosta y otros Vs. Nicaragua. Excepciones preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 25 de marzo de 2017. Serie C No. 334.

Corte IDH. Caso Acosta y otros Vs. Nicaragua. Excepciones preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 25 de marzo de 2017. Serie C No. 334.

Descargar

Miembros